Perashá de la semana

| May 6, 2011 | 4 Comments

“PARASHÁ LEJ LEJA”

Escoja una de las siguientes opciones:
AUDIOS
ARTÍCULOS
…………

AUDIOS


Rab Isaac Tenenbaum

Here is the Music Player. You need to installl flash player to show this cool thing!



Rab Rafael Betech

Here is the Music Player. You need to installl flash player to show this cool thing!


Rab Isaac Abelson

Here is the Music Player. You need to installl flash player to show this cool thing!


 

ARTÍCULOS

 

RESUMEN DE LA PERASHA

Desde Noaj y el Diluvio, el episodio de la torre de Babel y la posterior formación de las naciones del mundo que le sucedió, diez generaciones han transcurrido. Y una tras otra marchó en un continuo descenso espiritual hasta que, en el año 1948 de la Creación, nace Abram. Profundo observador y buscador de la verdad, Abram, hijo de un fabricante de ídolos, no tarda en reconocer a Di-s como el Supremo Rey del Universo, mereciendo así la Revelación Divina.

La perashá comienza con el mandato que hace D-s a Abram de abandonar su tierra, su ciudad natal y su casa paterna para trasladarse al lugar que Él le mostrará, y en donde su descendencia se convertirá en una gran nacion. Abram obedece y emprende viaje junto con su esposa Sarai, su sobrino Lot, sirvientes y otras personas a quienes él logró transmitir su fe en un solo y único Di-s. Llega al lugar indicado, la tierra de Canaan, pero pronto sobreviene una gran sequía y hambruna y Abram se dispone a descender a Egipto junto a su mujer en busca de alimento. Conociendo la baja moral de sus pobladores y temeroso de que los egipcios, a fin de quedarse con su bella esposa Sarai, lo maten a él, le pide a Sarai que diga que son hermanos. Efectivamente, al evidenciarse su gran belleza, Sarai es llevada ante el Faraón. Pronto sobreviene la sancion Divina por esa acción sobre el soberano y su corte en forma de grandes plagas, por lo que Sarai es regresada a su esposo y ambos retornan a Canaan con una gran fortuna que el Faraón le proporciona a Abram.

Los pastores de Abram y los de Lot se disputan el lugar para apacentar su ganado, por lo que Abram propone separarse. Lot elige vivir en la rica ciudad de Sodoma, en el valle del río Jordan, habitada por personas muy corruptas. Se desata una guerra entre los reyes de cuatro ciudades y los de otras cinco ciudades de la región, entre ellos el rey de Sodoma. Esta ciudad es vencida siendo Lot tomado prisionero. Sale presurosamente Abram con algunos hombres en ayuda y milagrosamente vence a fuerzas muy superiores a las suyas, logrando así rescatar a su sobrino Lot. Malkitzedek, rey y Cohen (sacerdote) de Shalem (Jerusalem) bendice a Abram y éste le entrega el diezmo. El rey de Sodoma ofrece a Abram parte del botín de guerra pero él se rehusa a tomar para sí aun lo mínimo.

Di-s promete a Abram que su descendencia será numerosa y que la tierra de Israel será posesión eterna de él y de su descendencia (Berit Ben Habetarim). Proféticamente ve Abram que sus descendientes serán exilados a un país donde los oprimirán durante 400 años y del cual serán luego liberados para salir con grandes riquezas hacia Eretz Israel. Su esposa Sarai viendo que es infértil, entrega a su sirvienta egipcia Hagar a Abram para que le engendre un hijo. La sierva, altiva y arrogante, da a luz un hijo, Ishmael. Hacia el final de la perashá aparece la orden Divina de circuncidarse como pacto eterno entre el Creador y la simiente de Abram. Di-s cambia el nombre de Abram por el de Abraham y el de Sarai por Sará, con la promesa a Abraham de que va a tener un hijo de su amada esposa. Abraham cumple el mandato de Di-s de circuncidar a todos los moradores de su casa, así como a Ishmael y a sí mismo.

2- ¡EVITEMOS LAS DISPUTAS!

“Y hubo pelea entre los pastores del Ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot… dijo Abram a Lot: Te ruego no haya disputa entre tú y yo; ni entre mis pastores y los tuyos, pues hermanos somos”. (Bereshit/Génesis 13:7-9)

Es interesante notar que el versículo comienza con la palabra hebreariv, desacuerdo, pelea, en genero masculino, y termina con la palabra merivá, el mismo significado, en género femenino. ¿Hay alguna razón para este cambio? El Shela HaKadosh explica el diálogo de Abraham de la siguiente manera: “Detengamos esta pelea, este RIV, ya mismo, antes de que se transforme en una MERIVÁ a gran escala”. El género femenino simboliza nacimiento y crecimiento, por lo tanto fue como decir: “Detengamos este desacuerdo aislado antes de que dé a luz y genere muchas disputas y choques. Mientras sea RIV, en género masculino, no puede reproducirse y es controlable. Cuando se convierta en MERIVÁ, puede que no tenga fin”.

Abraham enfatizó el hecho de que Lot y él eran “anashim ajim”, personas hermanas, correligionarios. Una pelea entre hermanos tiene una más amplia ramificación que una discordia entre gente no relacionada. Es mucho más difícil resolver las diferencias. Una metáfora aclara esta reflexión: “Una vez el oro preguntó al acero: ´¿Por qué haces tanto ruido cuando eres golpeado? Yo también soy golpeado por un martillo y difícilmente emana un sonido de mí”. El acero respondió con un asomo de tristeza: ´Tú eres golpeado por otro metal, por lo tanto tu dolor no es tan grande. Yo soy golpeado con acero, mi propio hermano, causando más dolor y humillación”. El dolor causado por un hermano penetra mucho más profundamente y dura más tiempo.

Debemos evitar a cualquier precio las peleas y llegar a buenos acuerdos. ¿No somos todos hermanos? ¿Por qué herirnos uno a otro?

3- BUSQUEMOS NUESTRO SITIO APROPIADO

La Torá nos cuenta que Abraham “se desplazó a las montañas, al este de Bet El, y erigió allí su carpa; Bet El al este y Ai al oeste” (Bereshit 12:8).

El Jafetz Jaim nos dice que así como una persona que abre un negocio, busca un lugar que sea adecuado para prosperar, similarmente uno debe buscar un lugar para vivir que tenga una influencia positiva en su cumplimiento de mitzvot (preceptos). Abraham se esforzó por encontrar el sitio apropiado donde poder observar la mitzvá de Hajnasat Orjim, recibir huéspedes, y santificar el nombre Divino. Por lo tanto erigió su tienda entre dos grandes ciudades, Bet El y Ai, donde había un gran flujo de tránsito.

Más tarde, se mudó una vez más. Rashi nos cuenta que lo hizo porque ambas ciudades ya estaban destruidas y no había más pasajeros para alojar e influenciar.

Del mismo modo que nuestro Patriarca Abraham, también nosotros debemos siempre buscar con ansia los lugares apropiados para desarrollar nuestro potencial de influir positivamente en nuestros semejantes y acercarlos para cumplir con nosotros cada vez más preceptos. Esto es lo que constituye un verdadero Kidush Hashem, santificación del Nombre de D”s.

4- EL DUEÑO DEL PALACIO

D-s le dijo a Abraham: ”Encamínate delante de Mí y sé íntegro”(Bereshit 17:1). Una enorme e impresionante orden, por cierto. Sin embargo Abraham pudo elevarse ante ese desafío. Su vida fue una larga y esforzada búsqueda de D-s. El Midrash (Bereshit Rabá) compara esa búsqueda de toda la vida de Abraham, con la experiencia de un viajero que llega a un palacio que se está quemando. “Puede ser que nadie sea el dueño de este palacio?”. En ese momento el dueño da un paso adelante y declara: “Este palacio me pertenece a mí!”.

Casi de la misma manera Abraham contemplaba el mundo, y llegó a la conclusión de que “no puede ser que este mundo no tenga dueño”. En respuesta, Hashem Se le reveló diciendo: “Yo Soy el Dueño del mundo!”.

Abraham fue criado entre los líderes de una generación de idólatras; aun así ni su acceso a las más altas formas de motivación religiosa en su época logró inspirarlo en lo más mínimo y él buscó el camino que llevaba hacia la Verdad.

Abraham vivió unos pocos siglos después de que el Diluvio barriera con toda forma de existencia, y también vivió la dispersión de la humanidad por su intento de construir la Torre de Babel. Él buscaba algo que lo ayudara a comprender éstas y otras catástrofes del “palacio en llamas”.

Abraham no podía compartir los puntos de vista de sus contemporáneos y penetraba profundamente en cada circunstancia de su universo hasta que estuvo convencido de que un Ser Elevado había creado el mundo y continuaba guiándolo hacia su propósito final. Cuando Abraham internalizó esta realidad, D-s Se hizo conocer a él.

En nuestro volátil mundo, donde las catástrofes y el temor de otras catástrofes aún más grandes se han vuelto parte de la realidad de nuestra vida cotidiana, esta claro que la única elección posible del hombre debe ser buscar al Dueño de este palacio grandioso y en llamas.

Nuestro lema debe ser seguir el modelo de Abraham Abinu (Nuestro Patriarca), y dar el primer paso para internalizar nuestro reconocimiento de Hashem, haciéndolo a Él el factor preeminente en nuestras vidas. Una vez que Abraham reconoció a Hashem como el único Dueño y Administrador del mundo, Hashem lo eligió a Abraham y a sus descendientes, para servirlo como faros de verdad para ejemplo de toda la humanidad.

Y cuando hayamos triunfado en nuestra misión, seguramente D-s dará un paso adelante para revelarse ante todo el mundo, trayéndonos la ansiada Gueulá Shelemá (Redención final).

(Fuentes: Hamodía)

Publicado en Sucat David.org.ar

 

EL DOLOR DE LA ALEGRÍA

Editado por Maor Hashabat, de la comunidad Ahabat Ajim, Lanus, Argentina. Editor responsable:Eliahu Saiegh

Hace 97 años en el sudeste de Lituania, en una pequeña aldea llamada Shabel, se unió en matrimonio una pareja de Tzadikim.
El novio se llamaba Abraham, y la novia Jaia Mushka, y como todas las parejas que se casan, esperaban obtener cuanto antes el diploma de ´padre´ y ´madre´.
Uno, dos, tres, cuatro años… y no tenían el mérito. Hacen Tefila, se esfuerzan, piden, y así pasan ocho, nueve, diez años…
Cuantas Tefilot, cuantas energías, se hace todo lo que se puede… y no tienen la dicha. El sufrimiento es grande, el dolor inmenso, y así pasan catorce, quince, dieciséis, diecisiete años y desilusión tras desilusión…

Llegando al vigésimo años de casados, que a nadie le ocurra, luego de veinte años de casados, se enteran por unos amigos, que el centro mundial de la medicina se encontraba en Austria, más precisamente en Viena. Estos buenos amigos les cuentan que allí había un doctor muy importante, “una eminencia”, que se especializa en esta materia. Vale la pena esforzarse y viajar desde el sur de Europa hasta Viena “el centro de la medicina”.

Para pedir turno, en esos tiempos, no existían ni Internet, ni email, ni celulares, como en la actualidad, no era una cosa sencilla, pero tuvieron suerte, y finalmente recibieron un cablegrama con la fecha esperada para ser recibidos por este gran profesor.
Comenzaron los preparativos. El viaje era muy largo. Cientos de kilómetros… ¿Qué no se hace para tener hijos?
La travesía duró una semana en carroza, y a caballo, hasta que llegaron a Viena, y también llegó el día esperado… el de la cita con el ilustre profesor.

Ingresaron a su despacho, y uno a uno le van entregando todos los estudios. El médico los hojea en silencio, los lee atentamente.
Luego levanta la vista, y observa a la pareja que aguardaba su opinión expectante.
Los mira fijamente durante unos segundos, y luego señalando con el dedo índice de la mano izquierda la palma de la mano derecha les dice: -Me crecerían pelos aquí, antes que ustedes tuvieran alguna posibilidad de tener hijos… No hay esperanza alguna…
Y levantando su mano en un saludo, los despide fríamente.

Decepcionados emprenden el camino de regreso a la aldea. Marido y mujer están desolados. Veinte años esperando, que quien sabe, podrían obtener el título de ´padre´ y ´madre´.
Y este doctor, así, sin más, levanta su mano, y sencillamente les dice que la no hay esperanza. ¡Piedras tienen en el corazón! Pero no dijeron palabra.
Después de una semana de viaje, llegan nuevamente a su pueblo. Ella entra a su hogar con todo el peso de lo vivido… la ilusión… los preparativos… el viaje… la noticia… la desilusión…
Sabía que cuando ingresara a la casa con esta noticia todo estallaría. Pero… el ´pero´ más grande era que su padre vivía con ellos.

Uno de los grandes de la generación vive en la casa de ellos. Sobre quien dijo el Jafetz Jaim: “En este mundo podemos acercarnos a él, pero en el mundo venidero no tenemos chance, de tan grande que es su santidad y su elevación”
Este es quien vive en la casa de este matrimonio.
Pero ella no podía contenerse más, y se preguntaba qué hacer. -Mi papá no sabe para que hicimos este viaje, él no sabe que fuimos a ver a ese doctor, si le cuento mi sufrimiento, no podrá seguir con su estudio.
Se dirigió al granero, y allí volcó en un mar de lágrimas todo el dolor que tenia encerrado en su corazón, durante dos horas estuvo encerrada llorando, diciendo Tehilim y hablándole a Hakadosh Baruj Hu.

Con los ojos hinchados y enrojecidos entró a la casa, y para su suerte, se encuentra frente a frente nada más ni nada menos que con su papá, que al verla le pregunta:
-Jaia Mushka, que les pasa a tus ojos?
-Nada, papá. Es solo una inflamación ocular.
-Qué son estos ojos? – Sigue preguntando.
-Una inflamación ocular. Le vuelve a contestar.
-Qué son estos ojos?! – Le pregunta por tercera vez.
Ella entendió que no podía engañarlo, y le contó del largo y difícil viaje que habían realizado, y de cómo les cerraron las puertas a la esperanza de tener un hijo.
-Y el profesor me dijo que si le crecieran pelos en la mano, yo tendría hijos.

Presta atención, querido lector, lo que sigue a continuación contiene una enseñanza muy importante para la vida.
Le contestó el papá: – Cuando la persona le hace Tefilá a Hakadosh Baruj Hucon el convencimiento que solo El puede ayudarlo, y tú y tu esposo hicieron miles de Tefilot durante veinte años, pero esta que hiciste durante esas dos horas, es una de otra clase, completamente diferente. Porque hasta ahora tenías en mente la ciudad de Viena, al profesor, a la medicina… Pero estaTefilá fue solo para Hakadosh Baruj Hu, solo pensabas en El.
Antes, cuando hacías Tefilá tenías en el subconsciente a la ciudad de Viena, ahora le dijiste: Solo Tú me puedes ayudar, la medicina no me puede ayudar.

Dice David Hamelej en el Pasuk: Im Lo Shiviti Vedomanti Nafshi Kiguemul Alai Imo. Como un bebé le pide a su mamá cuando llora por la noche.
Un bebé recién nacido llora y grita de noche, ¿acaso a la mamá se le ocurre no levantarse? El con su grito le está diciendo: Mamá, si no me vas a dar de comer me voy a morir de hambre, porque solo tu me puedes ayudar!!
Y la mamá no se queja por tener que levantarse a atender a su bebé.
Pero cuando el bebé comienza a crecer, y se convierte en un niño de tres o cuatro años, la mamá le dice: ahora que puedes caminar, ya te puedes arreglar solo.

Esto es lo que dice David Hamelej, la Tefilá es como Guemul Alai Imó, como un bebé recién nacido que espera solo de su mamá. Yo me apoyé nada más que en Ti, y eres el único que me puede ayudar. Es correcto que hay que hacer un esfuerzo, pero solo El nos salva: Hashem. Continúa diciéndole el padre a su hija: Esta Tefilá estaba faltando, y aquí llegó.
Estoy seguro que por el mérito de esta Tefilá, y porque te apiadaste de mi Torá y no quisiste interrumpirme, y por eso te fuiste al granero, serás bendecida con descendencia.

Nueve meses estuvo acostada en su cama, y después de nueve meses dio a luz un varón.
Todo el pueblo vino a festejar en el Brit Mila, y quien hace la Berajá y le pone el nombre: Elokenu, Ve Eloke Abotenu… Veikare Shemó VeIsrael, y se llamará su nombre en Israel: Iosef Shalom Elioshiv. Rab Elioshiv que Hashem le de muchos años de vida…

Lej Leja, Meartzeja, Umimoladteja Umibet Abija, Ve para ti, de tu tierra, y de tu ciudad natal y de la casa de tu padre…
La Mishna dice: por diez pruebas pasó Abraham Abinu, y pudo superarlas a todas. Las pruebas elevan a la persona, sacan de adentro de ella la fuerza para la acción, y la engrandecen.

Cuantas pruebas debemos pasar a lo largo de nuestra vida, por sustento, por salud, por las pequeñas angustias que pasamos hasta ver satisfacciones de nuestros hijos, por la competencia y la presión social… por la intolerancia.
A veces pensamos que una situación es difícil y no vamos a poder superarla, dice la Perasha: Lej Leja, Hashem te dice: Ve hacia ti. Búscate a ti mismo, según tus fuerzas y según tus habilidades, las que tienes escondidas dentro de ti.
No nos pide nada por encima de nuestras fuerzas.

Dice el Midrash: cuando Hashem se revelaba a Moshe a través de la zarza, Moshe se escondía, entonces Hakadosh Baruj Hu le dijo: hasta cuando te vas a humillar a ti mismo? El momento no te espera sino a ti!!!
Estas palabras dice Rab Elioshiv Shlita se dijeron no solo a Moshe sino a cada uno y uno de nosotros: El momento no te espera sino a ti!!!
Sino a ti!!! Nadie fuera de ti puede completar tu obra. Todas las personas tienen revelaciones proféticas unas cuantas veces en la vida, en las que escuchamos la vos de Hashem: el momento no te espera sino a ti!! Todo lo que debes hacer es abrir los ojos, aceptar el reto y comenzar a trabajar.

No pocas veces escuchamos acerca de líderes espirituales sobre los que toda su elevación no provino sino por ese momento en el que sintieron queHakadosh Baruj Hu los esperaba a ellos. Y decidieron poner manos a la obra
En realidad no hay necesidad de esperar que llegue ese momento, él ya se encuentra aquí mismo, porque lo que puedes hacer en este momento nadie más lo puede hacer fuera de él.

Dice Rab Shmuel Meir Miller: Está escrito en la Mishna Abbot (Perek 2 Mishna 4): No digas cuando me desocuparé estudiaré, por si no te fueras a desocupar. Dice el Rebe Mikotz: en el corazón de la persona, hay un pensamiento natural cuando está ocupado con sus cosas, estas no exigen de él demasiado cumplimiento de las Mitzvot, es por eso que se dice a si mismo, -Cuando me desocuparé, estudiaré, cuando esté libre de perturbaciones, me sentaré a estudiar, ahora con todo el yugo de la vida sobre mis hombros, no puedo hacerlo, pero el Taná nos dice Shema lo Tipane, puede ser que no te desocupes. A lo mejor piden de ti que estudies en una situación en la que no estés desocupado, y esta es tu meta en la vida. Si te resulta difícil, pídele ayuda a Hashem con tu Tefilá, y la alegría llenará tu corazón cuando sientas que estás cumpliendo con tu función en este mundo.

Publicado en Tora.org.ar

Parsha Lej Leja – Preguntas para la mesa de Shabat

1. “Y serás bendición” ¿qué significa? (Según Rashi).

a) Las bendiciones están en tus manos.

b) Que sellarán contigo en la bendición de “Maguen Abraham”.

c) A ti siempre te bendecirá.

d) Las respuestas a y b son ciertas.

2. ¿Qué edad tenía Abraham cuando salió de Jarán?
a) 65
b) 123
c) 70
d) 75

3. “Y subió Abraham” ¿Dónde se encuentra Egipto?
a) Al oeste de Eretz Israel.
b) Al este de Eretz Israel.
c) Al sur de Eretz Israel.
d) Al Norte de Eretz Israel.

4. “Y HaShem dijo a Abraham después de separarse de Lot” Rashi escribió: “todo el tiempo que el malvado estaba con él, el verbo de D-s, se separó de él” – leemos en el versículo anterior “Y se reveló D-s a Abraham (12:7)
a) En ese momento era Kasher.
b) No hay anterior y posterior a la Torá.
c) El versículo dijo que era el nivel más alto.
d) Está escrito con la letra “Vav” Va- HaShem (amar) (13:14)

5. ¿Qué es “Emek Hasidim”?
a) Mar Muerto.
b) Mar Mediterráneo.
c) Valle de diablos.
d) El Kineret.

6. Y “Malki Tzedek” – ¿Quién era?
a) Iefet ben Noaj.
b) Shem ben Noaj.
c) Og, rey de Bashan.
d) Lot.

7. De las esclavas egipcias ¿quién era Hagar?
a) La hija de Jam, hijo de Noaj.
b) La hija de Par-ho
c) La hija de Og, rey de Bashan
d) La nieta de Lemej.

8. ¿Por qué “padre de naciones”? (Bereshit 17:5), ¿qué pasó con la letra iod, que fue tomada de Sara, al cambiarse de Sarai a Sara?
a) Por el mérito de la letra “iod”, cuyo valor es 10, recibimos diez mandamientos.
b) Todavía se queja en el cielo.
c) Fue concedida a Ieoshua, a quien Moshé cambió su nombre y le agregó la letra “iod”.
d) Por el mérito de la “iod” – fueron colgados los diez hijos de Haman.

9. “Behimoló” (ídem 17:25) (cuando se circuncido), ¿quién le ayudó a Abraham a circuncidarse?
a) HaShem, porque Abraham era anciano, y tenía miedo.
b) Eliezer su siervo, porque Abraham era anciano, y tenía miedo.
c) Eslikol su aliado, porque Abraham era anciano, y tenía miedo.
d) Og, el rey de Bashan, porque Abraham era anciano, y tenía miedo.

10. ¿Qué edad tenían cuando fueron circundados Abraham e Ishmael?
a) Abraham tenía 100 años, Ishmael 8 días.
b) Abraham tenía 98 años, Ishmael 8 días.
c) Abraham tenía 120 años, Ishmael tenía 12 años.
d) Abraham tenía 99 años, Ishmael tenía 13 años

Publicad en Tora entre todos

 

Tags:

Category: Articulos, Perashat Audio

About the Author ()

Somos un grupo de Rabanim y colaboradores alrededor del mundo, que nos hemos asociado con la finalidad de llevar a todo judío, la belleza de nuestra Torá en forma Amena, Dinámica y Emotiva. Agradecemos profundamente al Creador del Universo por permitirnos llevar a cabo tan bella e importante labor. Y Gracias a nuestro público por la impresionante recepción para con nuestro website. Son ustedes la razón de nuestra existencia, y sin ustedes sería imposible seguir adelante. MUCHAS GRACIAS.

Comments (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. maria esther rosales says:

    hoy entre por primera vez a esta paguina Bendito sea EL ETERNO,por llevarme a conocer las joyas preciosas que tiene para quien lo busca.
    SHALOM.

  2. mijal says:

    BH ESTOY EN MI CASA DE YERUSHALAIM ,APRENDIENDO DIA A DIA ,TANTAS COSAS HERMOSAS GRACIAS HASHEM Y GRACIAS A TODOS USTEDES INTERMEDIARIOS DE EL BH.

  3. MARCOS HARRAR says:

    Gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Únete a la lista de emails semanal y disfruta junto a otros miles, el conocer tu judaísmo en una forma Amena, Dinámica y Emotiva!!!

EstudiaTora.com se ha convertido en uno de los website más completos a nivel mundial.

  • Nos visitan desde más de 105 países en el mundo.
  • Trabajamos junto con los más conocidos Rabanim de Habla Hispana.
  • Miles de personas cada mes se acercan más a sus raíces.